Skip to main content

En la tercera edad, las enfermedades geriátricas son desafíos para la salud y el bienestar de las personas mayores.

Estas enfermedades pueden incluir condiciones neurodegenerativas, problemas cardíacos, trastornos respiratorios y más patologías.

El cuidado geriátrico, realizado por nuestros profesionales especializados en geriatría, desempeña un rol crucial en el diagnóstico, tratamiento y atención integral de los mayores.

Además, promover un envejecimiento saludable y activo es fundamental para garantizar una mejor calidad de vida en esta etapa.

En el siguiente artículo, desde avera exploraremos la importancia de abordar estas enfermedades y la necesidad de la geriatría en la atención pública.

Cuidado geriátrico afectuoso por avera, enfermera y anciana sonriendo

Desafíos de salud en la tercera edad

La tercera edad es una etapa de la vida en la que las personas enfrentan diversos desafíos relacionados con su salud. El envejecimiento natural del cuerpo trae consigo cambios fisiológicos y aumenta la vulnerabilidad a ciertas enfermedades. Es importante comprender y estar informado sobre los desafíos de salud que pueden surgir en esta etapa de la vida.

Uno de los desafíos más comunes en la tercera edad son las enfermedades geriátricas, que afectan a los mayores de forma más significativa. Estas enfermedades pueden ser crónicas, progresivas o degenerativas, y pueden tener un impacto significativo en la calidad de vida de las personas mayores.

Además de las enfermedades propias del envejecimiento, las personas mayores también pueden enfrentarse a complicaciones de salud relacionadas con otras enfermedades preexistentes o a la aparición de nuevas enfermedades. La presencia de comorbilidades y la disminución de la función inmunológica pueden dificultar el manejo de la salud en la tercera edad.

Los desafíos de salud en la tercera edad van más allá de las enfermedades físicas. También se pueden presentar desafíos emocionales y mentales, como la depresión, la ansiedad y los trastornos cognitivos. La salud mental se vuelve especialmente relevante en esta etapa de la vida, ya que puede tener un impacto significativo en la calidad de vida y el bienestar general de las personas mayores.

Infórmate sin compromiso sobre cómo podemos ayudarte a cuidar a tus mayores

Solicitar información

Enfermedades geriátricas más comunes

En la tercera edad, las enfermedades geriátricas representan una preocupación importante para la salud de las personas mayores. Estas afecciones pueden afectar tanto la calidad de vida como la autonomía de los individuos. A continuación, se describen algunas de las enfermedades más comunes en esta etapa de la vida.

Enfermedades neurodegenerativas

Entre las enfermedades neurodegenerativas más comunes en la tercera edad se encuentran:

  • El Alzheimer: una enfermedad progresiva del cerebro que afecta la memoria, el pensamiento y el comportamiento.
  • La demencia: un deterioro cognitivo que afecta la memoria, el lenguaje y otras funciones mentales.
  • El Parkinson: un trastorno del sistema nervioso que afecta el movimiento.
  • La esclerosis múltiple: una enfermedad crónica que afecta el sistema nervioso central.
  • La epilepsia: una afección que produce convulsiones recurrentes.

Enfermedades cardíacas y trastornos respiratorios

Las enfermedades cardíacas y los trastornos respiratorios también son frecuentes en la tercera edad. Algunos ejemplos incluyen:

  • Enfermedad cardíaca coronaria: la acumulación de placa en las arterias que suministran sangre al corazón.
  • Insuficiencia cardíaca: una afección en la que el corazón no puede bombear suficiente sangre para satisfacer las necesidades del cuerpo.
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC): una enfermedad pulmonar progresiva que dificulta la respiración.
  • Apnea del sueño: una afección en la que la respiración se interrumpe durante el sueño.

Otras enfermedades frecuentes

Además de las enfermedades mencionadas anteriormente, existen otras patologías que son comunes en la tercera edad, como:

  • La osteoporosis: una enfermedad que debilita los huesos y aumenta el riesgo de fracturas.
  • Trastornos de nutrición y deshidratación: problemas relacionados con la alimentación y la ingesta adecuada de líquidos.
  • Trastornos del sueño: dificultades para conciliar o mantener el sueño adecuado.

Estas enfermedades geriátricas requieren una atención especializada y un tratamiento adaptado a las necesidades de cada individuo. El cuidado geriátrico desempeña un papel fundamental en el abordaje de estas afecciones, contribuyendo a mejorar la calidad de vida y el bienestar de las personas mayores.

Atención geriátrica por avera, enfermera asistiendo a personas mayor sonriente

Importancia del cuidado geriátrico para personas mayores

Rol crucial del geriatra

El geriatra desempeña un papel fundamental en el cuidado de las personas mayores. Es un médico especializado en la atención integral de los adultos mayores, abordando las enfermedades geriátricas de manera precisa y ajustando los tratamientos según las necesidades de cada paciente.

Su conocimiento y experiencia en el envejecimiento, la fisiología y las patologías propias de la tercera edad garantizan una atención adecuada y una calidad de vida óptima para los mayores.

Tratamientos y terapias para enfermedades geriátricas

La geriatría se centra en el estudio, prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de las enfermedades geriátricas.

Los geriatras utilizan enfoques terapéuticos específicos y personalizados para abordar las patologías más comunes en la tercera edad, como las enfermedades neurodegenerativas, las enfermedades cardíacas y los trastornos respiratorios.

Los tratamientos pueden incluir medicación, terapias de rehabilitación, cuidados paliativos y atención emocional. Además, se han desarrollado terapias innovadoras, como las ondas de choque, que mejoran la calidad de vida de los mayores al reducir el dolor en las articulaciones y músculos.

El objetivo es garantizar una vida saludable y activa para las personas mayores, brindándoles las herramientas necesarias para enfrentar las enfermedades geriátricas de manera efectiva y mejorar su bienestar general.

  • Medicación específica para el tratamiento de enfermedades geriátricas.
  • Terapias de rehabilitación y fisioterapia para mejorar la movilidad y reducir el riesgo de caídas.
  • Cuidados paliativos para aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida en etapas avanzadas de enfermedades crónicas.
  • Atención emocional y apoyo psicológico para hacer frente a los desafíos emocionales y mentales asociados con el envejecimiento y las enfermedades geriátricas.

El cuidado geriátrico se enfoca en ofrecer un tratamiento integral y personalizado, adaptado a las necesidades específicas de cada persona mayor.

La labor del geriatra es esencial para proporcionar un enfoque multidisciplinario y garantizar una atención de calidad y preservar la salud y bienestar de los mayores.

¿Te gustaría trabajar en avera como cuidador/a?

Si estás buscando trabajo como cuidador o cuidadora de personas mayores o dependientes, nosotros podemos ayudarte.

El papel de la geriatría en la atención pública

La geriatría desempeña un papel fundamental en la atención pública, especialmente en el cuidado de la tercera edad. Esta especialidad médica se dedica al estudio, prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de las enfermedades que afectan a las personas mayores.

Su objetivo principal es garantizar una mejor calidad de vida para los adultos mayores y promover su bienestar integral.

En el contexto del envejecimiento de la población, la presencia de profesionales geriatras en el sistema de salud se vuelve imprescindible. Estos especialistas cuentan con los conocimientos y habilidades necesarios para brindar una atención médica adaptada a las necesidades específicas de los pacientes mayores, considerando tanto sus enfermedades geriátricas como su estado general de salud.

Los geriatras desempeñan un papel crucial en el diagnóstico preciso de las enfermedades geriátricas. Al contar con una formación especializada, son capaces de identificar los síntomas y signos característicos de las enfermedades más comunes en la tercera edad, como las enfermedades neurodegenerativas, cardíacas, respiratorias y otras patologías frecuentes.

Además del diagnóstico, los geriatras también se encargan de ajustar y supervisar la medicación de los pacientes mayores. Teniendo en cuenta las particularidades de la edad, como la presencia de polifarmacia y la mayor tolerancia a los efectos secundarios de los medicamentos, estos especialistas aseguran la adecuada prescripción y seguimiento de los tratamientos farmacológicos.

Asimismo, la geriatría se ocupa de la planificación de cuidados integrales y de proporcionar recomendaciones para promover el bienestar de las personas mayores.

Los geriatras trabajan en equipo con otros profesionales de la salud, como enfermeras, fisioterapeutas y trabajadores sociales, para ofrecer una atención multidisciplinaria y garantizar una atención integral a los pacientes.

Es importante destacar que la inclusión de la geriatría en la atención pública sería un paso fundamental para asegurar el bienestar de la población mayor.

La atención geriátrica no solo contribuye a la mejora de la calidad de vida de los mayores, sino que también reduce la carga sobre el sistema de salud, al prevenir complicaciones y hospitalizaciones innecesarias.

Promoción de un envejecimiento saludable y activo

Un envejecimiento saludable y activo es fundamental para garantizar la calidad de vida de las personas mayores. A medida que avanzamos en edad, es importante adoptar hábitos y prácticas que promuevan un envejecimiento positivo y lleno de vitalidad.

Para lograrlo, es necesario llevar a cabo una serie de acciones y cuidados que contribuyan al bienestar físico, mental y emocional de nuestros mayores. Algunas recomendaciones para promover un envejecimiento saludable y activo son:

  • Mantener una alimentación balanceada y rica en nutrientes esenciales para fortalecer el organismo.
  • Realizar actividad física regularmente, adaptada a las capacidades de cada individuo, para mantener la movilidad, fortalecer los músculos y mejorar la resistencia cardiovascular.
  • Mantener una buena hidratación para asegurar el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo.
  • Fomentar la actividad mental, como la lectura, los juegos de memoria y los rompecabezas, para mantener la mente activa y prevenir enfermedades neurodegenerativas.
  • Fomentar las relaciones sociales y participar en actividades comunitarias para mantener una buena salud emocional y prevenir la soledad.
  • Realizar revisiones médicas periódicas y seguir el tratamiento adecuado para controlar las enfermedades crónicas y prevenir complicaciones.
  • Adoptar medidas de seguridad en el hogar para evitar posibles accidentes y caídas.

Aprovecha los beneficios de avera para el cuidado de enfermedades geriátricas

En avera, entendemos la complejidad de las enfermedades geriátricas en la tercera edad y ofrecemos soluciones personalizadas para abordarlas.

Nuestros servicios especializados proporcionan apoyo integral, desde asistencia médica hasta apoyo emocional, garantizando un envejecimiento saludable y digno.

Si buscas un cuidado comprensivo para tus seres queridos, contáctanos y descubre cómo podemos hacer una diferencia positiva en sus vidas.

Descubre la diferencia con nuestra atención domiciliaria de calidad

Ponte en contacto sin compromiso o llámanos y mejora su bienestar hoy

622 874 394

    Leave a Reply

    Call Now Button