Skip to main content

El párkinson en personas mayores es un trastorno progresivo del sistema nervioso que afecta el control del movimiento. Los síntomas, como temblores y rigidez muscular, suelen empeorar con el tiempo, afectando incluso la expresión facial y la marcha. 

Las causas incluyen la disminución de la producción de dopamina y la acumulación anormal de la proteína alfa-sinucleína en el cerebro. Aunque algunas formas son hereditarias, la mayoría de los casos parecen ser causados por una combinación de factores genéticos y ambientales. 

El diagnóstico y tratamiento, así como el apoyo y cuidado con nuestros cuidadores especializados en párkinson, son fundamentales para quienes padecen esta enfermedad.

A continuación, desde avera, vamos a ver cuales son los síntomas y las causas más comunes del párkinson en las personas mayores. 

Profesional de avera asistiendo a mayor con bastón, atención en Parkinson personalizada

Qué es el párkinson en personas mayores

El párkinson en personas mayores es una enfermedad neurodegenerativa crónica que afecta el sistema nervioso. Se caracteriza por la pérdida progresiva de células nerviosas en el cerebro, principalmente en una región llamada sustancia negra, lo que conlleva a una disminución en la producción de dopamina.

Definición y características generales

La enfermedad de Parkinson se manifiesta con una variedad de síntomas motores y no motores. Los síntomas motores más comunes son los temblores en reposo, la rigidez muscular, la lentitud de los movimientos (bradicinesia) y los problemas de equilibrio y coordinación.

En cuanto a los síntomas no motores, pueden incluir dificultades para dormir, depresión, problemas urinarios y estreñimiento. Además, la enfermedad de Parkinson puede afectar la memoria, el pensamiento y el estado de ánimo, entre otros aspectos de la función cognitiva y emocional.

Progresión de la enfermedad

El párkinson es una enfermedad progresiva, lo que significa que los síntomas empeoran con el tiempo. En las etapas iniciales, los síntomas pueden ser leves y tener un impacto mínimo en la calidad de vida. Sin embargo, a medida que la enfermedad avanza, los síntomas se vuelven más pronunciados y pueden limitar la capacidad de una persona para realizar actividades diarias.

La progresión de la enfermedad varía de una persona a otra. Algunos individuos experimentan una progresión lenta, mientras que otros pueden experimentar una progresión más rápida. Además, la enfermedad puede afectar de manera diferente a cada persona, con síntomas y patrones de progresión únicos.

Infórmate sin compromiso sobre cómo podemos ayudarte a cuidar de tus mayores

Solicitar información

Síntomas de la enfermedad de párkinson en personas mayores

Temblores

Uno de los principales síntomas del párkinson en personas mayores son los temblores, que suelen comenzar en una sola mano y luego afectar otras partes del cuerpo. Estos temblores pueden variar en intensidad, y pueden empeorar durante momentos de estrés o ansiedad.

Rigidez muscular

La rigidez muscular es otra característica común de la enfermedad de Parkinson en personas mayores. Los músculos pueden sentirse tensos y rígidos, lo que dificulta los movimientos voluntarios y puede generar molestias o dolor.

Lentitud de movimientos

La enfermedad de Parkinson también puede provocar una disminución en la velocidad de los movimientos, lo que se conoce como bradicinesia. Las personas afectadas pueden tener dificultades para realizar tareas cotidianas que antes realizaban sin problemas, como vestirse o comer.

Dificultades para dormir

Los problemas para conciliar el sueño o mantenerlo, así como los trastornos del sueño, son frecuentes en personas mayores con Parkinson. Pueden experimentar insomnio, movimientos involuntarios durante el sueño o pesadillas, lo que afecta su descanso y calidad de vida.

Problemas urinarios y estreñimiento

La enfermedad de Parkinson puede afectar el control de la vejiga e intestino, causando dificultades urinarias como la incontinencia o la necesidad frecuente de orinar. También puede provocar estreñimiento, debido a la disminución de los movimientos intestinales regulares.

Causas y factores de riesgo en la enfermedad de Parkinson en personas mayores

El párkinson en personas mayores puede ser causado por diversos factores relacionados con el sistema nervioso y el ambiente en el que se desenvuelve la persona. A continuación, exploraremos tres de los principales factores relacionados con la enfermedad.

Disminución de la producción de dopamina

Una de las causas fundamentales del párkinson es la disminución en la producción de dopamina, un neurotransmisor clave en la coordinación y regulación del movimiento. A medida que envejecemos, algunas células nerviosas del cerebro, conocidas como neuronas, comienzan a deteriorarse o morir progresivamente. Este proceso conduce a una disminución en la producción de dopamina, lo que provoca una actividad cerebral irregular y desencadena los síntomas característicos del Parkinson en personas mayores.

Acumulación de alfa-sinucleína

La acumulación anormal de la proteína alfa-sinucleína en las células cerebrales es otro factor asociado al desarrollo del Parkinson en personas mayores. Esta acumulación puede resultar en la pérdida de norepinefrina en las terminaciones nerviosas, lo que explica algunos de los síntomas no motores de la enfermedad, como la fatiga, la presión arterial irregular y los trastornos del sueño.

Factores genéticos y ambientales

Aunque la mayoría de los casos de Parkinson en personas mayores no tienen una causa genética identificable, se ha observado que ciertas formas de la enfermedad pueden ser hereditarias. Sin embargo, la influencia de los factores genéticos parece ser menor en comparación con los factores ambientales. La exposición a toxinas y otros elementos presentes en el entorno también puede contribuir al desarrollo de la enfermedad.

¿Te gustaría trabajar en avera como cuidador/a?

Si estás buscando trabajo como cuidador o cuidadora de personas mayores o dependientes, nosotros podemos ayudarte.

Diagnóstico y tratamiento del párkinson en personas mayores

Proceso de diagnóstico

El diagnóstico del Parkinson en personas mayores se basa en la evaluación de los síntomas y la historia clínica del paciente. El médico especialista realizará un examen físico completo, prestando atención a los signos específicos de la enfermedad, como temblores, rigidez muscular y lentitud de movimientos.

Además, pueden realizarse pruebas complementarias, como resonancia magnética o tomografía computarizada, para descartar otras enfermedades que puedan presentar síntomas similares.

Tratamientos farmacológicos

El tratamiento farmacológico es una parte fundamental para el manejo del párkinson en adultos mayores. Los médicos pueden prescribir medicamentos como levodopa, que ayuda a aumentar los niveles de dopamina en el cerebro, aliviando los síntomas motores.

Otros medicamentos, como los agonistas de la dopamina y los inhibidores de la monoaminooxidasa B, también pueden utilizarse para controlar los síntomas. Es importante tener en cuenta que cada paciente puede responder de manera diferente a los tratamientos y se requiere un seguimiento médico estrecho.

Terapias no farmacológicas

Además de los tratamientos farmacológicos, existen varias terapias no farmacológicas que pueden ser beneficiosas para las personas mayores con Parkinson.

La terapia física y ocupacional puede ayudar a mejorar la movilidad, la fuerza muscular y la coordinación. La terapia del habla y el lenguaje puede abordar los problemas de habla y deglución. Asimismo, la terapia psicológica y de apoyo emocional puede ser importante para afrontar los desafíos emocionales y psicológicos asociados a la enfermedad.

Dependiendo de las necesidades individuales, también pueden recomendarse terapias complementarias como la musicoterapia o la terapia acuática.

Síntomas y causas del párkinson en personas mayores
Silueta con enredos y la palabra PARKINSON, desafíos en mayores

Apoyo y cuidado para los adultos mayores con Parkinson

Asistencia médica y servicios especializados

En el caso de personas mayores con Parkinson, es fundamental contar con un equipo médico especializado que brinde un cuidado integral. Los neurólogos y geriatras son los profesionales indicados para realizar el seguimiento y control de la enfermedad.

Además, es importante contar con servicios especializados, como fisioterapia, terapia ocupacional y logopedia, que ayuden a mejorar la movilidad, comunicación y habilidades funcionales de las personas afectadas.

Con nuestros servicios especializados, podemos ayudarte en el apoyo y cuidado de tus seres queridos con párkinson. Disponemos de cuidadores internos o cuidadores por horas entre otros, que se encargarán de brindar los mejores cuidados para tus mayores.

Grupos de apoyo y programas de ayuda

Para las personas mayores con Parkinson, es de gran importancia contar con el apoyo emocional y social necesario. Los grupos de apoyo son espacios donde los pacientes y sus familiares pueden compartir experiencias y encontrar comprensión mutua.

Asimismo, existen programas de ayuda que brindan información, orientación y recursos para hacer frente a los desafíos diarios de la enfermedad, ofreciendo un valioso apoyo tanto a nivel físico como emocional.

Cuidados paliativos y calidad de vida

En etapas avanzadas de la enfermedad de Parkinson, es fundamental garantizar el acceso a cuidados paliativos, los cuales se enfocan en mejorar la calidad de vida y aliviar los síntomas y el malestar asociados.

Estos cuidados incluyen el manejo del dolor, control de los síntomas no motores, acompañamiento psicológico y apoyo emocional tanto para el paciente como para sus familiares.

Asimismo, se busca preservar la autonomía y dignidad de las personas mayores, adaptando el entorno a sus necesidades y brindando el mayor nivel de confort posible.

Mejora la calidad de vida con avera

¿Por qué avera? En avera comprendemos los desafíos que enfrentan las personas mayores con párkinson y nos dedicamos a ofrecer un cuidado especializado que abarca desde la asistencia médica hasta el apoyo emocional y social.

Nuestro equipo de cuidadores especializados en párkinson está listo para brindar el soporte necesario, promoviendo un envejecimiento activo y saludable.

Si buscas un aliado en el cuidado de tus seres queridos, contacta con avera y descubre cómo podemos ayudar a mejorar el bienestar de tus mayores.

Descubre la diferencia con nuestra atención domiciliaria de calidad

Ponte en contacto sin compromiso o llámanos y mejora su bienestar hoy

622 874 394

    Leave a Reply

    Call Now Button