Skip to main content

La maniobra de Heimlich es una técnica crucial para desobstruir las vías respiratorias en casos de atragantamiento.

Es especialmente importante en personas mayores, quienes tienen un mayor riesgo debido a problemas de deglución y debilidades musculares.

Este artículo proporciona una guía completa sobre cómo realizar la maniobra en personas mayores, sus variantes en casos especiales y medidas preventivas para evitar situaciones de riesgo.

¿Qué es la maniobra de Heimlich?

La maniobra de Heimlich es una técnica de primeros auxilios utilizada para desobstruir las vías respiratorias en caso de atragantamiento.

Historia y origen de la maniobra

La maniobra de Heimlich debe su nombre al médico estadounidense Dr. Henry Heimlich, quien la desarrolló en 1974. Fue diseñada para ser una solución efectiva y rápida ante situaciones de obstrucción de vías respiratorias causadas por alimentos u otros objetos.

Antes de la introducción de esta maniobra, el método más utilizado era el golpe en la espalda, que no siempre resultaba efectivo. Heimlich, gracias a sus investigaciones y estudios, concluyó que una compresión abdominal podría generar suficiente presión en los pulmones para que el aire expulsara el objeto obstructivo.

Desde su introducción, la maniobra ha sido ampliamente adoptada y enseñada en todo el mundo como una técnica esencial de primeros auxilios. Su éxito radica en su simplicidad y en la posibilidad de realizarla sin necesidad de equipos especiales. La facilidad para aprenderla y aplicarla ha hecho que sea una herramienta valiosa para salvar vidas en situaciones de emergencia.

Principios básicos

El fundamento de la maniobra de Heimlich se basa en aplicar una presión rápida y ascendente en el abdomen de la persona atragantada.

Esta presión se genera utilizando las manos para comprimir el diafragma, lo que provoca un aumento repentino en la presión del aire en los pulmones. Este aumento de presión puede desplazar el objeto que está bloqueando las vías respiratorias, despejándolas y permitiendo que la persona respire nuevamente.

Los principios básicos incluyen:

  • Identificar la obstrucción: Determinar si la persona puede hablar, toser o respirar.
  • Posicionamiento: Colocarse detrás de la persona, ya sea de pie o arrodillado.
  • Construcción del puño: Formar un puño con una mano y posicionarlo justo encima del ombligo.
  • Aplicación de la presión: Agarrar el puño con la otra mano y realizar compresiones rápidas hacia adentro y hacia arriba.

La técnica debe realizarse con cuidado, ajustando la fuerza de las compresiones según la complexión física de la persona afectada para evitar lesiones, especialmente en personas mayores que pueden ser más frágiles.

Hombre mayor tocándose la garganta, mostrando signos de atragantamiento antes de la maniobra de Heimlich

Riesgos de atragantamiento en personas mayores

El riesgo de atragantamiento en personas mayores es considerablemente alto debido a varios factores físicos y de salud.

Factores que aumentan el riesgo

Hay múltiples factores que incrementan la susceptibilidad de las personas mayores al atragantamiento. Esto incluye desde condiciones médicas hasta cambios relacionados con la edad.

  • Debilidad muscular: La pérdida de tono muscular en la garganta y el esófago puede dificultar la deglución eficaz.
  • Salivación reducida: La producción disminuida de saliva puede hacer que los alimentos sean más difíciles de tragar y más propensos a atascarse en la garganta.
  • Medicamentos: Algunos fármacos pueden tener efectos secundarios que afectan la capacidad de tragar correctamente, como la sequedad bucal.
  • Hábitos de alimentación: Comer rápido, no masticar bien los alimentos o hablar mientras se come son conductas que pueden aumentar el riesgo de atragantamiento.

Enfermedades que pueden contribuir

Varias enfermedades y condiciones específicas pueden aumentar el riesgo de atragantamiento en personas mayores, haciendo esencial la vigilancia y el apoyo continuo.

Enfermedades neurodegenerativas

Las enfermedades neurodegenerativas tienen un impacto significativo en la capacidad de deglución.

  • Enfermedad de Parkinson: Esta enfermedad afecta los movimientos voluntarios, incluidos aquellos necesarios para tragar. Las personas con Parkinson pueden experimentar disfagia, lo que aumenta el riesgo de atragantamiento.
  • Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA): La ELA debilita los músculos utilizados para tragar, lo que puede llevar a frecuentes episodios de atragantamiento.
  • Alzheimer: Las personas con Alzheimer pueden olvidar cómo tragar o no reconocer los alimentos, lo que contribuye al riesgo de atragantamiento.

Prótesis dentales y otros factores

Las prótesis dentales y otros factores físicos también pueden influir en el riesgo de atragantamiento.

  • Prótesis dentales: Las dentaduras postizas pueden interferir en la capacidad para masticar y tragar adecuadamente. Es importante que estas se ajusten bien y sean cómodas.
  • Condiciones orales: Problemas dentales o de encías pueden impedir una masticación adecuada, lo que aumenta la posibilidad de que los alimentos no se procesen correctamente antes de ser tragados.
  • Reflujo gastroesofágico: El reflujo ácido puede provocar inflamación y cicatrices en el esófago, reduciendo su capacidad de deglución y aumentando el riesgo de atragantamiento.

Infórmate sin compromiso sobre cómo podemos ayudarte a cuidar a tus mayores

Solicitar información

Evaluación de la situación de atragantamiento

La correcta evaluación de una situación de atragantamiento es esencial para determinar la gravedad y la intervención necesaria.

Obstrucción parcial

Una obstrucción parcial ocurre cuando el objeto bloquea las vías respiratorias parcialmente, permitiendo algo de paso de aire. Es crucial identificar esta situación adecuadamente.

Las personas con obstrucción parcial suelen presentar los siguientes signos:

  • Pueden toser con fuerza.
  • Emiten sonidos, aunque con dificultad.
  • Respiran con esfuerzo, posiblemente con sonidos agudos (estridor).

En caso de obstrucción parcial, se debe alentar a la persona a toser vigorosamente. La tos es el mecanismo natural del cuerpo para expulsar objetos atrapados. No se debe iniciar la maniobra de Heimlich mientras la persona pueda toser eficazmente. La intervención debe limitarse a la supervisión y alentar la función autolimitada del reflejo de la tos.

Obstrucción total

Una obstrucción total es una emergencia médica grave donde las vías respiratorias están completamente bloqueadas, impidiendo la entrada y salida de aire. En estos casos, la acción inmediata es vital.

Los signos de obstrucción total incluyen:

  • Incapacidad de hablar o emitir sonidos.
  • Ausencia de tos eficaz.
  • Breathing difficulties, often indicated by panicked gestures like clutching the throat.
  • Coloración azulada de los labios y uñas (cianosis).

Al observar estos signos, es necesario proceder con la maniobra de Heimlich sin demora. Colocarse detrás de la persona y efectuar compresiones abdominales rápidas es crucial para intentar despejar la obstrucción. Cada segundo cuenta, y actuar rápidamente puede prevenir consecuencias fatales.

Pasos para realizar la maniobra de Heimlich

Realizar la maniobra de Heimlich correctamente puede salvar vidas, especialmente en situaciones de atragantamiento grave. Aquí se detallan los pasos específicos para ejecutarla de manera efectiva.

Posicionamiento correcto

Colocarse correctamente es crucial para realizar la maniobra de Heimlich de manera efectiva y segura.

Si la persona está de pie, situarse firmemente detrás de ella, con una de tus piernas entre las suyas para proporcionar estabilidad. En caso de que la persona esté sentada, arrodíllate detrás de la silla para mantener el equilibrio.

Formación del puño

Para formar el puño de manera correcta, sigue estos pasos simples:

  • Forma un puño con una mano.
  • Coloca el lado del pulgar de ese puño contra el abdomen de la persona, justo encima del ombligo y por debajo del esternón.

Compresión abdominal

La compresión abdominal es la acción clave para desobstruir las vías respiratorias. Consiste en:

  • Agarrar tu puño con la otra mano.
  • Realizar una compresión rápida y enérgica hacia adentro y hacia arriba.
  • Asegurarse de aplicar una fuerza adecuada, ajustada según el tamaño y la complexión de la persona.

En personas mayores, es importante medir la fuerza para evitar lesiones, especialmente si la persona es de constitución delgada o frágil.

Repetición de la maniobra

Es posible que una sola compresión no sea suficiente para desalojar el objeto obstruido. En ese caso, sigue estos pasos:

  • Continúa realizando compresiones abdominales rápidas y hacia arriba.
  • Repite esta acción tantas veces como sea necesario, hasta que el objeto sea expulsado o la persona pierda el conocimiento.

Si la persona pierde el conocimiento, se debe iniciar la reanimación cardiopulmonar (RCP) y llamar inmediatamente a los servicios de emergencia.

Adaptaciones de la maniobra en casos especiales

La maniobra de Heimlich puede requerir adaptaciones particulares dependiendo de la condición física del paciente. Estas son algunas adaptaciones para casos especiales.

Pacientes en silla de ruedas

Realizar la maniobra de Heimlich en una persona en silla de ruedas puede ser un desafío, pero es crucial conocer la técnica correcta.

Para pacientes en silla de ruedas, sigue estos pasos:

  • Coloca a la persona en una posición que permita abrazarla por detrás. Puede ser útil inclinar la silla ligeramente hacia atrás.
  • Coloca tus brazos alrededor de la cintura del paciente, asegurándote de mantener estabilidad tanto para ti como para la persona.
  • Forma un puño con una mano y coloca el lado del pulgar contra el abdomen de la persona, justo encima del ombligo y por debajo del esternón.
  • Agarra tu puño con la otra mano y realiza una serie de compresiones rápidas y ascendentes.
  • Continúa las compresiones hasta que el objeto sea expulsado o la persona pierda el conocimiento.

Embarazadas y personas obesas

Para las mujeres embarazadas y personas con sobrepeso considerable, es necesario modificar la ubicación de las compresiones.

Embarazadas

En el caso de mujeres embarazadas, evita aplicar presión sobre el abdomen para no dañar al feto.

  • Coloca tus manos sobre la parte inferior del esternón, justo debajo de la unión de las costillas.
  • Realiza compresiones rápidas y hacia adentro, teniendo cuidado de no aplicar demasiada fuerza.

Personas Obesas

Para personas obesas puede ser difícil acceder adecuadamente al diafragma debido a la masa corporal adicional.

  • Coloca tus manos en la misma posición que en el caso de las embarazadas, justo debajo del esternón.
  • Realiza compresiones rápidas y hacia adentro con mayor fuerza si es necesario, pero siempre con el cuidado de no causar daño.

Niños y adultos delgados

En niños y adultos muy delgados, la fuerza y la técnica aplicadas deben ser ajustadas para evitar lesiones.

Niños

Al tratar con niños menores de un año, las recomendaciones hacen hincapié en no utilizar la maniobra de Heimlich, sino otras técnicas específicas como las palmadas en la espalda y las compresiones torácicas. Para niños mayores de un año:

  • Arrodíllate o colócate detrás del niño.
  • Forma un puño con una mano y coloca el lado del pulgar contra el abdomen del niño, justo encima del ombligo y por debajo del esternón.
  • Agarra tu puño con la otra mano y realiza compresiones rápidas y ascendentes, ajustando la fuerza según el tamaño y la complexión del niño.

Adultos delgados

Para adultos delgados, es crucial no aplicar demasiada fuerza durante la maniobra para evitar fracturas u otras lesiones.

  • Coloca tus manos en la postura convencional, con el puño justo encima del ombligo y por debajo del esternón.
  • Realiza compresiones rápidas y ascendentes, ajustando la intensidad de acuerdo a la complexión física del adulto.

¿Te gustaría trabajar en avera como cuidador/a?

Si estás buscando trabajo como cuidador o cuidadora de personas mayores o dependientes, nosotros podemos ayudarte.

Prevención del atragantamiento en personas mayores

La prevención del atragantamiento es fundamental para garantizar la seguridad de las personas mayores durante las comidas. Varias estrategias pueden ayudar a minimizar los riesgos.

Alimentación consciente y tranquila

Fomentar una alimentación consciente y lenta es crucial para prevenir el atragantamiento en personas mayores. Es importante que los adultos mayores se tomen su tiempo para comer, masticando adecuadamente antes de tragar.

Se deben seguir estas recomendaciones:

  • Comer despacio, disfrutando cada bocado.
  • Evitar hablar mientras se come para concentrarse en la acción de masticar y tragar.
  • Dividir los alimentos en pequeños bocados para facilitar la deglución.

Textura y preparación de los alimentos

La textura y preparación de los alimentos juegan un papel crucial en la prevención del atragantamiento. Ajustar la consistencia de los alimentos según las necesidades individuales puede hacer que sean más fáciles y seguros de tragar.

Consejos para la preparación de alimentos

  • Optar por alimentos blandos que no requieran un gran esfuerzo masticatorio.
  • Triturar o hacer puré los alimentos para aquellos que tienen dificultades severas para tragar.
  • Evitar la mezcla de diferentes texturas en un solo bocado.

Supervisión durante las comidas

La supervisión constante durante las comidas es una medida preventiva esencial. Estar presente permite actuar rápidamente en caso de asfixia y proporcionar ayuda inmediata.

  • Estar atento a cualquier signo de dificultad al tragar.
  • Intervenir si la persona muestra signos de atragantamiento.
  • Fomentar un ambiente tranquilo y sin distracciones durante las comidas.

Alimentos a evitar

Es fundamental identificar y limitar el consumo de ciertos alimentos que presentan un alto riesgo de atragantamiento. Algunos alimentos pueden ser particularmente peligrosos para las personas mayores.

Listas de alimentos a evitar

  • Alimentos duros como nueces y caramelos.
  • Alimentos pequeños y redondos como uvas enteras.
  • Palomitas de maíz y otros alimentos que pueden desmenuzarse en partículas pequeñas y difíciles de controlar.

Seleccionar cuidadosamente los alimentos y supervisar su preparación puede marcar una gran diferencia en la seguridad y bienestar de los adultos mayores.

Maniobra de Heimlich en el hogar y en entornos geriátricos

Dominar la maniobra de Heimlich puede ser crucial en entornos domésticos donde las personas mayores son más vulnerables al atragantamiento.

Formación a cuidadores y familiares

La formación adecuada de cuidadores y familiares es esencial para una respuesta efectiva en caso de atragantamiento. Asegurarse de que todos los encargados del cuidado de personas mayores están bien entrenados en la maniobra de Heimlich puede marcar una gran diferencia.

Programas de formación

Existen diversos programas de formación que ofrecen cursos teóricos y prácticos sobre la maniobra de Heimlich. Estos cursos pueden ser gratuitos o de pago y están disponibles tanto de forma presencial como en línea. Es fundamental elegir programas que estén avalados por instituciones reconocidas en primeros auxilios.

Algunas organizaciones de salud y emergencias también ofrecen talleres en residencias geriátricas y centros comunitarios. Estos talleres prácticos son una excelente oportunidad para que cuidadores y familiares se familiaricen con la técnica y puedan practicarla bajo la supervisión de profesionales.

Simulaciones y prácticas regulares

La práctica regular es clave para mantener la habilidad y la confianza necesarias para ejecutar la maniobra de Heimlich de manera efectiva. Realizar simulaciones periódicas de situaciones de atragantamiento ayuda a que los cuidadores y familiares se sientan más seguros y preparados.

Las simulaciones también pueden identificar áreas que necesitan refuerzo, permitiendo a los cuidadores mejorar sus técnicas y tiempos de reacción. Algunas residencias geriátricas implementan simulacros regulares como parte de su protocolo de seguridad.

Seguridad en entornos geriátricos

Las residencias geriátricas deben implementar medidas de seguridad específicas para prevenir y actuar rápidamente ante casos de atragantamiento. Estas medidas deben incluir tanto acciones preventivas como protocolos de emergencia bien definidos.

Evaluación del entorno

Realizar una evaluación exhaustiva del entorno es el primer paso para garantizar la seguridad de los residentes. Identificar áreas de riesgo y tomar medidas preventivas puede reducir significativamente el riesgo de atragantamiento.

  • Inspeccionar los comedores y asegurarse de que están equipados con los utensilios correctos para facilitar la alimentación segura.
  • Implementar protocolos para manejar y almacenar alimentos que puedan presentar riesgo de atragantamiento.
  • Asegurarse de que hay personal capacitado presente en todo momento durante las comidas.

Protocolos de emergencia

Disponer de protocolos de emergencia claros y accesibles es crucial para una respuesta rápida y efectiva. Los protocolos deben ser conocidos por todo el personal y revisados periódicamente para asegurar que se mantienen actualizados.

  • Incluir instrucciones detalladas sobre cómo realizar la maniobra de Heimlich.
  • Designar a personal capacitado en primeros auxilios y maniobra de Heimlich.
  • Establecer procedimientos para llamar a servicios de emergencia y coordinar con ellos.
Persona aplicando la maniobra de Heimlich a una persona mayor que sufre atragantamiento.

Actuación en casos de atragantamiento grave

La acción rápida y correcta en casos de atragantamiento grave es esencial para salvar vidas y minimizar complicaciones graves.

Primeros auxilios y reanimación cardiopulmonar

Cuando una persona mayor sufre un atragantamiento grave, es vital administrar primeros auxilios de inmediato. En estos casos, la maniobra de Heimlich es la técnica más efectiva para desobstruir las vías respiratorias superiores.

Si la persona pierde el conocimiento durante la maniobra de Heimlich, se debe proceder con las técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP) de inmediato. La RCP implica realizar compresiones torácicas y respiraciones de rescate para mantener la circulación de la sangre y el oxígeno en el cuerpo hasta que llegue la ayuda médica. Es fundamental realizar las compresiones torácicas en el centro del pecho, empujando con firmeza y rapidez, a una cadencia de aproximadamente 100 a 120 compresiones por minuto.

Las respiraciones de rescate se realizan inclinando la cabeza de la persona hacia atrás, levantando su barbilla y sellando la boca del rescatista con la del afectado, exhalando aire de manera constante. Alternar 30 compresiones con dos respiraciones de rescate hasta que la persona recupere la conciencia o llegue la asistencia médica.

Llamada a servicios de emergencia

Tan pronto como se sospeche de un atragantamiento grave, es crucial contactar a los servicios de emergencia. La rapidez en la llamada puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte. Proporcionar al operador toda la información relevante sobre la situación, el estado del paciente y la dirección donde se necesita la ayuda es esencial para que los servicios de emergencia puedan actuar de la forma más ágil y efectiva posible.

Explicar claramente al operador qué medidas se han tomado ya (manobra de Heimlich, RCP, etc.) ayudará a los profesionales a prepararse para seguir con las intervenciones necesarias al llegar al lugar. Mantener la calma y seguir las instrucciones del operador puede ser crucial para mejorar el pronóstico del paciente.

Medidas de emergencia adicionales

Además de la maniobra de Heimlich y la RCP, existen otras acciones que pueden ser necesarias en situaciones de atragantamiento grave.

Uso de equipos de emergencias

En algunos casos, el uso de equipos específicos puede ser necesario. Por ejemplo, un desfibrilador automático externo (DEA) puede ser necesario si el afectado entra en paro cardíaco. Tener conocimientos básicos sobre el uso de estos equipos y su disponibilidad es esencial en entornos donde se cuidan personas mayores.

Administración de oxígeno

Si se cuenta con equipo de oxigenoterapia, y siempre bajo indicación de un profesional de la salud, la administración de oxígeno puede ser una medida de soporte vital mientras se espera la llegada de los servicios de emergencia. Esto puede ayudar a mantener niveles adecuados de oxigenación en el paciente y prevenir complicaciones graves mientras se resuelve la obstrucción.

Monitoreo constante

Es importante no dejar nunca sola a la persona afectada durante una emergencia de atragantamiento. El estado del paciente puede cambiar rápidamente, por lo que es necesario monitorear constantemente su respiración, pulso y nivel de conciencia. Cualquier cambio desfavorable debe ser reportado de inmediato a los servicios de emergencia para que los profesionales puedan ajustar su respuesta en consecuencia.

Documentación del incidente

Registrar todos los pasos tomados durante el incidente, incluyendo la hora en que ocurrieron y las técnicas aplicadas, puede ser de gran ayuda para los profesionales de la salud que atenderán al paciente posteriormente.

Esta información puede proporcionar un contexto invaluable para entender el estado del paciente y las posibles necesidades de seguimiento y tratamiento.

Importancia de la hidratación adecuada

La hidratación adecuada es esencial para mantener una buena salud en las personas mayores. Una correcta ingesta de líquidos puede prevenir problemas de deglución y reducir el riesgo de atragantamiento.

Beneficios de una buena hidratación

Mantener una adecuada hidratación es crucial para el correcto funcionamiento del cuerpo, especialmente en personas mayores. La hidratación afecta directamente a diversas funciones fisiológicas y puede contribuir de manera significativa a la salud general y al bienestar.

Entre los beneficios más importantes se encuentran:

  • Mantiene las vías respiratorias húmedas, facilitando la respiración y reduciendo el riesgo de obstrucciones.
  • Ayuda a mantener la mucosa bucal y la garganta húmedas, lo cual es crucial para evitar la irritación y facilitar la deglución.
  • Mejora la digestión al facilitar el paso de los alimentos a través del sistema digestivo.
  • Previene la deshidratación, la cual puede afectar negativamente la función cognitiva y física, incrementando el riesgo de caídas y otros accidentes.
  • Regula la temperatura corporal, lo cual es especialmente importante en personas mayores que pueden ser más susceptibles a cambios extremos de temperatura.
  • Contribuye a la salud renal, ayudando a eliminar toxinas del cuerpo y reduciendo el riesgo de infecciones urinarias.

Consejos para asegurar suficiente ingesta de líquidos

Es vital seguir ciertas pautas para garantizar que las personas mayores mantengan un buen nivel de hidratación. Algunos consejos prácticos incluyen:

  • Ofrecer líquidos de forma regular a lo largo del día. No esperar a que la persona tenga sed, ya que con la edad puede disminuir la sensación de sed.
  • Incluir una variedad de bebidas que puedan resultar atractivas, como agua, infusiones, caldos y zumos naturales sin azúcar.
  • Incorporar alimentos con alto contenido de agua en la dieta, como frutas (sandía, melón, naranjas) y verduras (pepino, tomate, lechuga).
  • Supervisar de cerca la ingesta de líquidos, especialmente en personas con problemas de memoria o que no puedan expresar su necesidad de beber.
  • Evitar bebidas que puedan contribuir a la deshidratación, como aquellas con cafeína o alcohol.
  • Ajustar la temperatura de las bebidas según las preferencias de la persona para fomentar un mayor consumo.
  • Utilizar pajitas o vasos especiales que faciliten la ingesta de líquidos si la persona tiene dificultades para beber.

Seguir estos consejos puede ayudar a asegurar que las personas mayores mantengan un nivel de hidratación adecuado, contribuyendo así a la prevención del atragantamiento y a la mejora de su salud en general.

El papel de los profesionales de la salud

Los profesionales de la salud juegan un rol crucial en la prevención y manejo del atragantamiento en personas mayores. Su implicación es fundamental para garantizar la seguridad y bienestar de estos pacientes.

Consejos y pautas médicas

Los equipos médicos deben proporcionar pautas claras y específicas para la prevención del atragantamiento. Estos consejos suelen adaptarse a las necesidades individuales de cada paciente, considerando sus condiciones de salud y su capacidad de deglución.

  • Consejos dietéticos: Los dietistas pueden recomendar modificaciones en la textura de los alimentos, sugerir alimentos blandos y líquidos espesados que faciliten la deglución.
  • Formación de cuidadores: Los médicos y enfermeros deben asegurarse de que los cuidadores familiares y profesionales estén capacitados en técnicas de primeros auxilios, incluyendo la maniobra de Heimlich.
  • Ejercicios de deglución: Los foniatras y terapeutas del habla pueden sugerir ejercicios específicos para fortalecer los músculos encargados de la deglución, minimizando el riesgo de atragantamiento.

Asesoramiento personalizado

Los profesionales de la salud deben ofrecer recomendaciones adaptadas a cada individuo, teniendo en cuenta su historial médico y su capacidad funcional. Esto permite una mejor prevención y manejo de los episodios de atragantamiento.

Actualización constante

Es importante que los médicos y enfermeros se mantengan actualizados sobre las últimas guías y protocolos de actuación en casos de atragantamiento. Asistir a talleres y cursos específicos de primeros auxilios puede ser altamente beneficioso.

Evaluación y seguimiento de problemas de deglución

La evaluación y el seguimiento continuado de los problemas de deglución son esenciales para reducir los riesgos de atragantamiento en personas mayores. Los profesionales de la salud deben llevar a cabo un monitoreo regular y detallado.

  • Diagnóstico inicial: Realizar una evaluación exhaustiva para identificar problemas de disfagia y sus posibles causas. Puede incluir pruebas de imagen y estudios funcionales.
  • Plan de tratamiento: Crear un plan integral que aborde las dificultades específicas del paciente, considerando intervenciones médicas, dietéticas y terapias de rehabilitación adecuadas.
  • Reevaluación periódica: Programar consultas regulares para monitorear la evolución del paciente, ajustar tratamientos y modificar las recomendaciones según sea necesario.

Uso de tecnología

Las herramientas tecnológicas, como la videofluoroscopia y la endoscopia, pueden ser útiles para evaluar y tratar los problemas de deglución. Estas técnicas permiten a los profesionales visualizar y analizar el proceso de deglución en tiempo real.

Colaboración interdisciplinar

Los equipos multidisciplinarios, compuestos por médicos, enfermeros, foniatras y dietistas, deben trabajar de manera coordinada para ofrecer un tratamiento holístico. La comunicación fluida entre los distintos profesionales asegura una mejor atención y seguimiento del paciente.

Educación al paciente y familiares

Es crucial instruir tanto al paciente como a sus familiares sobre las medidas preventivas y las acciones a tomar en caso de atragantamiento. La educación continua reduce el riesgo de accidentes y mejora la calidad de vida del paciente.

En avera, nos comprometemos a garantizar la seguridad y bienestar de las personas mayores en su hogar. Conocer y aplicar la maniobra de Heimlich es esencial para prevenir situaciones de atragantamiento.

Juntos, podemos crear un entorno más seguro y saludable para nuestros seres queridos.

Descubre la diferencia con nuestra atención domiciliaria de calidad

Ponte en contacto sin compromiso o llámanos y mejora su bienestar hoy

622 874 394

    Leave a Reply

    Call Now Button